Soy mujer y viajo sola

Mi primer viaje sola lo hice con 27 años y teniendo el consenso de mis padres, no solo el consenso, sino también el apoyo total y la disposición de ellos a ayudarme en lo que necesite. Soy una de esas personas que para hacer ciertas cosas necesita que sus padres estén de acuerdo. Cada vez que elegí un destino lo consulte con ellos, avise, notifiqué y recalculé en caso de que ellos no estuviesen de acuerdo.

Recuerdo que era agosto y aterricé en Madrid, hacía un calor que rajaba la tierra, las calles estaban vacías y a mi me esperaba mi primera experiencia como huésped con Couchsurfing, esa red social que conecta viajeros con locales. Conocí a mi host y al día siguiente me fui con él y sus amigos a Portugal. No los conocía de antes, nunca los había visto en mi vida, y sin embargo acepté irme con desconocidos a una ciudad en otro país. Mis padres sabían, y sospecho que no estaban encantados con la idea, pero asumieron que no iban a poder hacer mucho a la distancia, y que solo podían confiar en mi y en como me habían educado.

Recuerdos de mis días en Portugal
Recuerdos de mis días en Portugal

Cuando uno viaja, el concepto de no hablar con extraños se transforma en casi un imposible. En el viaje, hablar con extraños, es una de las experiencias más ricas que pueden existir. Acercarse a gente nueva es algo que jamás haría en Buenos Aires, pero para adentrarse en otra cultura, la gente es lo primero, es de quienes se aprende y quienes ayudan.

Soy mujer y viajo sola, y me molestan los preconceptos, y me molesta mucho la gente que me pregunta: ¿Sola? ¿Tu novio que dice? ¿Tus padres que dicen? ¿No tenes miedo? y claro, también están las preguntas superficiales como: ¿Donde pones toda la ropa? ¿Llevas zapatos de taco? y además me piden consejos de belleza, porque en algún lugar de su cabeza imaginan que yo tengo las respuestas para cosas como: ¿Llevo plancha de pelo? ¿El secador se puede conectar sin transformador? y, los que piensan que ya estoy perdida, creen que necesito consuelo y me dicen: “Todavía sos joven, vas a conseguir marido y trabajo cuando vuelvas”.

Sola, en Rotterdam
Sola, en Rotterdam

Viajo sola porque me gusta así y porque creo que eso no debería ser un motivo de asombro, ni de miedo, creo que deberíamos estar acostumbrados a que las mujeres podamos hacer exactamente eso que hacen los hombres sin ser cuestionados; conocí hombres viajeros y nunca nadie les preguntó si tenían miedo, si se sentían seguros. Aparentemente ser mujer es ser débil, es tener la necesidad de estar acompañada para hacer cosas, para sentirse confiada. Viajo sola y la gente cree que soy valiente, no por dejar atrás un sistema que nos consume desde adentro, no por haberme alejado de mi familia y mis amigos para perseguir un sueño, no creen que soy valiente porque salgo al mundo con una mochila, a un mundo que, según ellos, esta dañado, enfermo, lleno de gente mala con ansias de lastimar, soy valiente porque soy mujer y me animo, soy más valiente que los hombres solo por ser del genero opuesto. En esta sociedad enferma en la que la igualdad de género es una lucha constante, creo que los valientes somos todos los que nos animamos a pensar distinto, a actuar de otra manera, no soy valiente por ser mujer o viajera, soy valiente solo por animarme, no importa a quien, a que, ni con quien.

Viajo sola y tengo miedo, porque no todos los que nos rodean piensan como yo, ni están educados por gente que promueve la tolerancia y el amor. Me molesta tener que tener cuidados extras, precauciones por demás, solo por haber nacido así. Me molesta esta sociedad, los estereotipos donde por ser 8 de marzo se imaginan que yo quiero descuentos en el shopping o, peor aún, en el supermercado, o en la compra de electrodomésticos. Me molesta que haya gente que justifique la violencia de genero, que en lugar de culpar al malo se preguntan que habrá hecho ella. Me duele la indiferencia, la falta de educación, la falta de humanidad. Me duele verlo entre nosotras, me duele ser parte y a veces estar de ese lado sin darme cuenta. Me lastima cuando me paro a pensar y me doy cuenta que en otros momentos de mi vida, yo misma fomenté esta diferencia entre mujeres, mujeres decentes o indecentes, como si unas merecieran una cosa y otras, otra.

Soy mujer, y me gusta así. Me gusta aunque me cueste, aunque tenga que lidiar con cosas que los hombres no. Me gusta a pesar de los piropos desubicados, las tocadas de culo en boliches, la diferencia de salario, la diferencia de posibilidades. Soy mujer, y ser consciente de la realidad es lo que me empodera.

9 Comment

  1. Pilar Molina says:

    Hola Laura,

    Quiero irme a viajar pero el miedo a dar el primer paso, me gustaría saber como hiciste para contactar el Couchsurfing.
    Saludos Pilar
    Colombiana

  2. Hola Pilar,
    Tienes que crearte un perfil en la pagina y desde ahí empezar a contactar hosts. Próximamente haré un post sobre eso.

    Saludos y gracias por leerme!!
    Laura

  3. Hola Laura, que bacan tu texto, también voy viajando sola, y la vez que fui violentada viajando fue cuando viajaba con mi novio de ese entonces, él salió y el hombre que nos alojaba intento abusar de mi , una historia larga, rara y fea) pero a lo que voy es que eso es una prueba de que no necesito a un chico a mi lado, porque no tiene la responsabilidad de cuidarme, viajando sola hasta ahora me va bien, porque a raiz de esa situación me volvi más segura, fuerte y con mucho amor, porque nadie puede arrebatarme mi alegría y mi inocencia, sí, confío en la gente porque decidí ver la luz que tienen más que sus sombras. Mucho amor para ti y para todas las mujeres que día a día estamos luchando!

  4. Muy lindo post! Estoy a días de emprender mi primer viaje sola y la verdad me siento feliz. Feliz no solo porque cuento con el apoyo de mi familia y mi novio, feliz porque se que el mundo es mio, porque pude mirarle la cara deformada a las personas que me preguntaban “Sola? y por qué no vas con tu novio?” Voy sola porque quiero, porque puedo distinguir entre un viaje con mi pareja, un viaje con mis amigas y un viaje conmigo, voy sola porque fue mi sueño desde siempre y principalmente voy sola porque no quiero dejar que el miedo de los demás me encierre en mi casa dejando que los sueños sean sueños y nada más

    Y haciendo referencia al día de la mujer, me encantó una frase que leí por ahi que dice “Soy del tipo de mujer que si quiere la luna, me la bajo yo solita”

    Un beso gigante y te deseo que te encuentren los mejores caminos!

  5. Hola Cecé, no siempre es facil ni feliz ser mujer, pero es hermoso y es una lucha constante, digna y revitalizadora la que tenemos. Muchos abrazos a la distancia y sigamos viajando y peleando por la igualdad!

  6. Hola Pau, gracias por tomarte el tiempo para leer y comentar. Deseo que tu primer viaje sola sea también un viaje de autoconocimiento, y que sea el impulso para cumplir los sueños que vendrán!! Mucha luz y amor para el camino que comenzas a transitar!

  7. Amén!!! Así se habla.. Saludo grande de otra viajera 🙂

  8. Hola Laura y demás viajeras solas, excelente crónica! muy identificada…. Solo agregaría que viajar sola implica también estar sola con uno mismo , y para eso hay que ser muy valiente 😉

  9. Lindo post! Muy copado!
    como hombre que viaja solo debo decirte, a mi tambien me preguntaron si no me daba miedo….

Deci hola! Dale, animate!