¿Qué ver en Amsterdam? – Itinerario de viaje

Amsterdam sign

Amsterdam: ¿Cómo llegar?

La bellísima ciudad holandesa es un imperdible en cualquier recorrido por Europa. Conocer Amsterdam nos puede llevar desde dos días, hasta una semana, todo depende del tipo de visita que queramos hacer.

Antes de hablar de lo que hay para conocer en la ciudad, vamos a encontrar la mejor manera de llegar!

Visité Amsterdam solamente una vez. En esa oportunidad, llegué en tren, después de pasar unos días en el Oktoberfest de Munich, me tomé el tren nocturno. El ticket de Munich a Amsterdam me salió aproximadamente  €50 y lo compré por medio de la web oficial de trenes de Alemania. Si bien es caro,  permite ahorrar una noche de hostel u hotel, por lo que, al menos en mi caso, terminó siendo negocio.

Otro beneficio de viajar en tren es que  la estación central de Amsterdam está a pocas cuadras del inicio de la zona hotelera. Desde ahí, pueden llegar a pie a los hoteles o, se pueden tomar algunos de los tranvías que conectan la estación con el resto de la ciudad.

Que ver en Amsterdam
La estación central de Amsterdam es hermosa!

Si deciden viajar a Amsterdam en avión, el aeropuerto Schiphol, ubicado en las afueras de la ciudad, ofrece varias opciones para llegar desde ahí hasta el destino final. Los trenes ofrecen un servicio desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche y se pueden pagar con euros o en tarjeta, actualmente, el pasaje cuesta €3,80 y el tren termina en la estación central. Salen del aeropuerto cada 10/15 minutos y demora 20 minutos en llegar a destino.

Si deciden viajar desde ahí hasta la ciudad en bus, les va a salir 20 centavos menos que el tren, pero tiene la ventaja de que tienen paradas más cercanas a los distintos hoteles de la ciudad. Salen del aeropuerto cada media hora y demora 30 minutos en llegar a la última parada.

Siempre hay opciones menos económicas, pero quizás más cómodas, como el taxi o un shuttle hasta la puerta del hospedaje.

Recorriendo Amsterdam

Como dije previamente, esta ciudad es eterna, ofrece tantos planes distintos que uno puede quedarse desde tres días hasta una semana y seguir encontrando cosas para hacer.

En mi caso, estuve cuatro días en la ciudad e invertí mucho tiempo en ir a museos. Como ya saben, siempre que puedo aprovecho y paso días enteros metida en los museos, es uno de mis placeres de viajar. Además, el clima mucho no me acompañó y los días lluviosos y nublados invitaban a entrar a cualquier lugar cálido.

También me quedaron algunas cosas clásicas sin hacer, cuando uno viaja con poco presupuesto tiene que priorizar y elegir a que atracciones entrar.

De Nieuwe Kerk Amsterdam
La Nieuwe Kerk en la Plaza Dam

Amsterdam – Día 1 – Llegada

La casa que habíamos alquilado por Airbnb estaba dentro de la ciudad pero bastante lejos de la zona turística. Por eso, ir a recorrer implicaba tomarme un tranvía todos los días y no volver a la casa hasta la noche por el costo de transporte que implicaba.

Cada billete simple de tranvía cuesta €3, pero ofrecen tickets de 24/48/72 y 96 horas. En mi caso compré uno de 72 horas y valió la pena porque terminé ahorrando unos cuantos euros.

Después de instalarme en mi alojamiento, hacer la compras y darme una buena ducha. Salí a recorrer la ciudad. Primera parada: Vondelpark. Cuando uno viaja en grupo, hay que adaptarse a los deseos de la mayoría. Si bien yo hubiese preferido irme a algún museo, mis amigos estaban fanatizados con los parques.

El Vondelpark ocupa 47 hectáreas y tiene lagos y muchísimos espacios para sentarse a hacer un picnic o a pasar el rato. Esta ubicado cerca de la plaza de los museos y es ideal para recorrer si el día esta soleado.

Después de ese breve paseo, retornamos a la casa, yo esperaba con ansias el día siguiente para poder conocer todo Amsterdam a mi aire.

Amsterdam – Día 2

Lo que más me gusta hacer en las ciudades es perderme! Caminar, vagar y ver que cosa nueva descubro. Durante el segundo día en Amsterdam caminé mucho, pasé toda la mañana descubriendo canales.

Pasé por la casa de Ana Frank, no entré por que había una cola de una cuadra y no tenía la entrada previamente comprada. Mi recomendación es que no hagan lo mismo que yo y la compren con anterioridad. Cuesta 9€ y se pueden comprar los tickets acá, los venden con un horario y a esa hora hay que estar en la puerta!

Desde la casa, pasé por la Westerkerk, una iglesia al lado del canal. Es increíble ver tanta tanta agua todo el tiempo, siendo una parte determinante de la estructura de la ciudad.

Amsterdam Canales
Los canales de Amsterdam no se aprecian tan bien en un día nublado

Paramos para comer y, pasado el medio día, encaramos para el lado de la Zona Roja. Antes de adentrarnos en las calles rojas cubiertas de prostitutas y sex shops, decidimos entrar a un coffeeshop. Amsterdam es uno de los pocos países en los que el consumo de drogas es legal, claro, debe hacerse dentro de los coffeeshop, uno no debería andar por la calle fumando marihuana.

Ir a los coffeeshops es una visita obligada, indistinto de si consumas o no, entrar ya es una cosa muy extraña! Hay lugares más standard que poco se diferencian de un café normal y, hay otros, que son muy muy bizarros.

Después de una breve parada en un coffeeshop de la zona y ya con el sol poniéndose, nos adentramos en la Zona Roja. Es muy raro caminar entre vidrieras donde mujeres en poca ropa se ofrecen como si fueran un vestido de temporada, pero es la realidad de la ciudad y es completamente legal.

Desde ahí, paramos a cenar en un lugar muy extraño y, mientras escribo y recuerdo mi viaje a Amsterdam, me doy cuenta de cuantas cosas poco comunes hay en esa ciudad.

Cenamos en FEBO, decir cenamos es una exageración. FEBO es un local de maquinas expendedoras de comida rápida. Entrás, pones las monedas en la maquina y abrís una puerta de donde sacas tu hamburguesa y otras delicias. Desde atrás de las maquinas podes ver la cocina y a la gente preparando los “platos”.

Febo Amsterdam
Foto de FEBO, sacada de Pinterest.

Amsterdam – Día 3

El tercer día en la ciudad fue de shopping y caminata. Para comenzar, fuimos a conocer la Plaza Dam, donde además de la iglesia que vieron en la primera foto se encuentra el Palacio Real de Amsterdam. Si bien yo decidí no entrar, se puede visitar el interior del Palacio por 10€ por persona, los tickets se pueden comprar con anticipación acá.

Una de las calles que sale desde la Plaza Dam es Nieuwendijk, es peatonal y tiene todas las tiendas típicas de Europa: H&M, Kiko, Bershka y varias más. Es un buen paseo para comprar regalos y, en caso de que los agarre el frío como a mí, un abrigo a buen precio.

Desde ahí, caminamos hasta el Mercado de Flores de la ciudad, si bien es una caminata larga, Amsterdam invita a recorrerse así. Es un lindo paseo para terminar el día y conocer un poco más de la cultura del país.

Amsterdam Palacio
El imponente Palacio Real

Amsterdam – Día 4

El último día en la ciudad fue mi preferido, decidí que era hora de conocer los principales museos de Amsterdam.

La primera parada fue el Rijksmuseum y es el edificio que se ve de fondo desde el famoso cartel de “I amsterdam”, desde el punto de vista arquitectónico ya es una visita increíble! Pero, además, el museo tiene unas joyas imperdibles de la pintura holandesa.

La entrada al Rijksmuseum cuesta €17,50, pero es gratuita para menores de 18 años. Pueden sacar su entrada con anticipación en este link. En mi caso, compré la entrada en el momento y no tuve que hacer cola.

Este museo tiene algunas de las obras más importantes de Vermeer y Rembrandt, además, ofrecen muestras temporarias muy interesantes.

Después de pasar ahí toda la mañana y de una breve pausa para almorzar, seguí camino dentro de la plaza de los museos para adentrarme en la frutilla del postre: el Van Gogh Museum.

No puedo siquiera empezar a describir este lugar sin emocionarme. Este museo enorme está dedicado exclusivamente a las obras de Van Gogh, este artista holandés que revolucionó la pintura con su mirada única de la realidad.

La entrada cuesta €17 y, en este caso, si les recomiendo que la compren con anticipación porque las colas para ingresar son bastante largas.

No les puedo explicar como terminó mi cerebro después de casi 8 horas de museos. Nunca recomiendo hacer dos museos en un mismo día, pero en este caso no tuve opción!

Hotel Die Port van Cleve Amsterdam
El Hotel Die Port van Cleve, un clásico de Amsterdam

Razones para volver

Hubo muchas cosas que me quedaron pendientes para un próximo viaje. Las más importantes fueron las visitas a las distintas iglesias, como la Oude Kerk y la de San Nicolás.

Además, como ya mencioné, también me quedé con ganas de entrar a la casa de Ana Frank, de conocer el lugar donde vivió Rembrandt y de pasear por los canales en algún tour.

También, en mi próxima visita, estaré recorriendo la Ópera de la ciudad y el Waterlooplein, un mercado de pulgas con más de 300 stands de ropa y chucherías.

Recomendaciones para viajar a Amsterdam

  • Clima: traten de ir en verano. Yo viajé a fines de septiembre y me tocaron días muy feos. Lluvia y frío.
  • Alojamiento: Amsterdam es una ciudad cara para visitar por su hotelería. Si son varios, les recomiendo alquilar algo por Airbnb.
  • Transporte interno: tal como aclaré antes, si van a moverse bastante les recomiendo los pases diarios.
  • Bicicletas: punto importantisimo. En Amsterdam las bicis tienen más prioridad que los peatones. Miren mil millones de veces antes de cruzar porque están por todos lados!

Por último, disfruten mucho su visita a esta ciudad tan especial. No se van a arrepentir!

Armá tu viaje con Laura No Está

Para tener un itinerario de viaje único y a tu medida, recordá que podés contratar los servicios exclusivos que ofrece esta web. ¡No te lo pierdas!

2 Replies to “¿Qué ver en Amsterdam? – Itinerario de viaje”

  1. Me gusta mucho vuestro blog, ya he leído algunas entradas, en diciembre voy a Amsterdam y me ha servido de mucha ayuda esta entrada, intentaré hacer el máximo de actividades posibles!

    Muchas gracias!

    un saludo

  2. Gracias, Paco!! Que tengas un precioso viaje! Saludos, L.

Deci hola! Dale, animate!