4 días en Polonia

¿Porqué visitar Polonia?

Lamentablemente Polonia nunca es un destino importante para un primer viaje a Europa. Nos queda lejos de las típicas ciudades, no sabemos mucho de ese país ya que la educación secundaria nos privó un poco de la historia polaca y, salvo algunos apasionados por la historia y algunos estudiantes universitarios, para el resto de nosotros la historia de ese país es casi un misterio. Sabemos algunas cosas, pero no mucho, o al menos esa fue mi impresión y con ese panorama me encontré yo al decidir viajar allí.

Necesitaba planear un viaje corto, de no más de 15 días seguidos porque el 16 de este mes tenía que estar en Milán, y no me quería ir de Hamburgo antes del 2 de junio; además tenía la imperante necesidad de conocer lugares nuevos, de volver a experimentar esa adrenalina desmedida de no saber nada, de estar perdida, sin rumbo y sin mapa. Y sin querer encontrarlo, vagar como quien dice.

Desde que volví a cruzar de este lado solo fui a lugares ya conocidos: Barcelona, Murcia, Paris, Hamburgo y Berlin. Lugares que ya vi en muchos casos más de dos, tres y hasta 5 veces. Lugares hermosos e inagotables, pero necesitaba el suspenso de sentirme desorientada, mis ojos clamaban por nuevos paisajes. Europa del este me dije, queda cerca de Alemania y es un destino menos tradicional. Así que armé la lista empezando por Polonia.

Parque Lazinski en Polonia
Parque Lazienki, en Varsovia

¿Qué ver en Polonia?

Siempre que visito un país trato de empezar por la capital, para tener una introducción a su cultura principal y a los ritos y costumbres que se manejan en la ciudad principal. Así que me embarque en un tren de Hamburgo a Varsovia, con una parada en Berlin, fueron aproximadamente 8 horas y el boleto costo €30 así que fue un negocio. Una vez llegada a Varsovia me hospede por Couchsurfing ya que solo me quede dos noches. Si necesitan hospedaje en hotel o hostel, les recomiendo que lo busquen en Booking.

¿Cómo es Varsovia? Es una ciudad con una historia increíble que luego de la segunda guerra mundial quedó completamente destruida, la ciudad antigua fue completamente reconstruida y se nota. Me contaba mi host que la vida nocturna en la ciudad vieja es completamente nula ya que los habitantes de esa zona se quejaban mucho por ruidos molestos, por lo que al estar ahí van a percibir que le falta un poco de vida.

Yo estuve un día y medio y me fue suficiente. ¿Qué vi en Varsovia? El museo del levantamiento polaco (Polonia Uprising) es super recomendable, dinámico y con mucha historia es, sin duda, un must see. Fui al cementerio judío y vi la única pared que queda del ghetto de Varsovia y, mientras la miraba, no podía dejar de pensar en la canción de Jorge Drexler: El pianista del ghetto de Varsovia. Recorrí la ciudad antigua y la ópera solo desde afuera; al día siguiente fui al parque Lazienki que es hermoso, grande y con pavos reales andando por ahi, libremente.

La plaza de la ciudad antigua en Varsovia
La plaza de la ciudad antigua en Varsovia

¿Qué me gustó y qué no de Varsovia?

Me gusto la historia de la ciudad, el levantamiento y la resistencia que puso un pueblo casi indefenso para volver a ser nación, las calles son amplias y con muchos edificios soviéticos. Es una ciudad relativamente amplia y la gente en general vive a 15 minutos del centro. No me gusto que la población es mayormente gente muy adulta, le falta vida joven y se nota que son una capital relativamente nueva en una ciudad principalmente antigua. El centro histórico de Varsovia parece una maqueta, es lindo pero parece pintado en cartón.

Por suerte, decidí ir primero a Varsovia y luego a Cracovia, porque si hubiese sido de la otra forma me hubiese sentido mal. Cracovia es una ciudad bellísima que vale la pena visitar por más de dos días. Cometí el error de pensar que había menos para ver que en Varsovia, y me quede menos tiempo que allá. Recomendación: más días para Cracovia, hay muchas cosas que ver allí. Pueden saber más sobre este destino en esta guía que escribí acá.

De Varsovia a Cracovia viaje en bus de polskibus.com, salió €10  y el trayecto duró mas o menos 4 horas. Los asientos del micro eran casi una tabla de lavar la ropa, pero por el precio esta prohibido quejarse, además te dan agua, cafe, una factura y un yoghurt. Nada mal por €10!

Llegué de noche y, al igual que en Varsovia, me hospedé por Couchsurfing. Fue solo un día y medio y me quedé corta. Cracovia es una ciudad maravillosa, es linda, fácil de recorrer y con un montón de propuestas que hacen que se puedan pasar 3 días seguro.

La plaza mayor de Cracovia
La plaza mayor de Cracovia

¿Porqué volvería? Porque me quedé con ganas de más! Cracovia supo ser la capital de Polonia por muchos años, luego fue mudada a Varsovia y desde ese momento hay una especie de disputa entre ambas ciudades para ver quien es la más hermosa. Vayan a ambas y saquen sus propias conclusiones. Si bien son ciudades distintas, para mi, no hay dudas que como destino turístico Cracovia es mucho más completa.

El centro de la ciudad es original, fue restaurado pero no reconstruido. La plaza mayor es una de las más grandes de Europa, la universidad es una de las más antiguas del mundo y, para los amantes de la religión, esta ciudad fue también el hogar del papa Juan Pablo II; a quienes ellos aún veneran. Polonia es uno de los países más católicos de Europa.

Además de visitar el centro histórico y el barrio judio, si se tiene un poquito más de tiempo pueden tomar la excursión a Auschwitz y a las minas de sal. Ambas duran todo el día y yo, lamentablemente, no tuve tiempo de hacer ninguna pero, como dice mi mamá, deja un poquito sin hacer así volves.

Armá tu viaje con Laura No Está

Para tener un itinerario de viaje único y a tu medida, recordá que podés contratar los servicios exclusivos que ofrece esta web. ¡No te lo pierdas!

3 Replies to “4 días en Polonia”

  1. Hola Laura.
    como siempre muy buenos tus post.

  2. Hermoso relato Lau !!!. Date tiempo para escribir mas a menudo

  3. AY ME MUERO DEL AMOR EL COMENTARIO DE TU VIEJO ACÁ ARRIBA JAJAJAJA MI VIDAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    Pah, este año seguro pase por Europa del Este, le tengo unas ganas, más que nada por esto: “de volver a experimentar esa adrenalina desmedida de no saber nada, de estar perdida, sin rumbo y sin mapa” AY MAAAAAAAAL. Estúpida y sensual adrenalina viajeraaa, qué increíble es.

Deci hola! Dale, animate!