Recorrido por los parques de Disney – Epcot

¿Por donde comenzar a recorrer Disney?

Disney World fue el primer destino de un viaje familiar de casi 15 días de duración. El viaje fue largo porque decidimos salir desde Uruguay, en parte porque estábamos allí de vacaciones pero también porque los aéreos desde Montevideo son bastante más económicos que desde Buenos Aires. El viaje fue agotador, aéreo con escala de una hora en Lima, luego migraciones y, para terminar, más de cuatro horas de ruta entre Miami y Orlando.

No fue nuestra primera vez en Disney, por lo tanto ya sabíamos un poco los pro y los contra de quedarnos en un hotel dentro del parque y decidimos, una vez más, alojarnos fuera, esta vez en una casa alquilada estilo Airbnb. La casa era enorme! Nosotros éramos 6 y había 4 habitaciones. Dos compartían cuarto y otros dos no, yo tenía una cama king size para mi sola, fue un abuso, mi pequeño metro y medio entraba tanto vertical como horizantalmente.

Casa alquilada cerca de Disney
La cama gigante!

Llegamos tan tarde que decidimos que no era una buena idea ir al día siguiente a ningún parque, habíamos guardado un día de más para hacer shopping y decidimos utilizarlo como primer día, porque eso habilitaba levantarnos un poco más tarde.

El día dos decidimos que íbamos a tratar de recorrer los parques de menor a mayor intensidad. Tratando de estipular el grado de emoción que nos podía proporcionar cada lugar. Decidimos empezar con Epcot, sabíamos que había pocos juegos y que era, principalmente, un paseo por distintos países. Yo recomiendo empezar por este parque, básicamente porque es el menos emocionante de todos y, es muy lindo, ver como va subiendo la intensidad entre parque y parque! En los posts siguientes les iré contando como fue avanzando el recorrido.

Descubriendo el Epcot Center

Epcot (fun fact: Epcot es un acrónimo de Experimental Prototype Community of Tomorrow) nos recibió con un clima extraño, nublado y con mucho viento, de ese que te vuela el pelo y te lo convierte en un nido de pájaros pero, cuando salía el sol sentías el calor que te derretía, sobretodo porque estábamos abrigados como para un clima nublado! Como el pronóstico no era favorecedor no había demasiada gente, lo cual siempre es un plus para recorrer y para el tema de las largas colas para entrar a los juegos.

En el mapa de Epcot se ve que los juegos están en la primera parte, lo que se conoce como Future World, después empiezan los recorridos por los países, donde se pueden ver varios personajes según la procedencia de ellos, por ejemplo Aurora esta en Francia, Mulán en China y Elsa y Anna en Noruega. Más allá de los personajes, hay algunos shows de música típica y  películas mostrando las atracciones de cada país, pero no mucho más.

Chinatown Epcot
Ingreso al pabellón de China

Si bien las construcciones son buenas también son bastante estereotipadas, lo cual es un poco llano pero no se puede pedir mucho más considerando que es solo un pantallazo general. Volviendo a lo más importante, los juegos, hubo algunos que no llegamos a hacer porque alrededor de las 17 se largo una lluvia terrible, no podíamos movernos del café en el que nos habíamos metido para protegernos, terminamos llegando al auto pasados por agua, recordemos que ahora es invierno en Estados Unidos y, si bien el clima no lo aparenta, en Orlando también hace frío y los días, a veces, son nublados. Ahora si, volviendo a los juegos, el mejor fue, por escándalo, Soarin’, un simulador de viaje en ala delta por los paisajes más hermosos del mundo, incluidas nuestras Cataratas del Iguazú. Realmente es increíble el trabajo que esta llevando adelante Disney a nivel tecnología, este juego, que se inauguró en 2005, fue catalogado como el más avanzado de su tipo al momento de su lanzamiento y, más de 10 años después, sigue causando la misma sensación de vertigo en la panza. Hermoso. Yo, que soy bastante miedosa, no pare de gritar y reírme como una loca histérica adentro del juego.

Princess Aurora en Epcot
Con Aurora, la princesa de La Bella Durmiente

Terminamos agotados de recorrer el parque pero, especialmente, de huir corriendo bajo la lluvia y después congelados en el tren que te lleva al estacionamiento, con el viento que pegaba en la cara mojada. No fue la experiencia más placentera pero, sin duda, al día siguiente nos reímos bastante, sobretodo tratando de secar las zapatillas para poder recorrer el próximo parque: Disney Hollywood Studios. En el próximo post les contaré si se secaron lo suficiente ;).

 

3 Comment

  1. Hola Lau, una consulta: ¿cuáles son los pro y los contra de alojarse en los hoteles del parque? No sé si hiciste publicación sobre el tema, pero usé el buscador del blog y no encontré nada… sólo apareció este post.

    Abrazo!

  2. Hola Daniela! Yo siempre que fui me alojé afuera porque los hoteles de los parques son bastante caros en comparación a los otros.
    Como pro te diría que tenes el desayuno incluido y hasta el almuerzo en los parques (pagando un extra), tenes transporte hasta los parques y podes entrar una hora antes.
    Como contra, estas adentro del microclima Disney, casi no conoces la ciudad y es bastante caro.
    A mi me gusta alojarme afuera porque disfruto el camino a los parques, la libertad para elegir donde comer o si quiero llevarme la comida y, además, el precio! Un abrazo!

  3. Muchas gracias 🙂

Deci hola! Dale, animate!