Quiero volver a Budapest

Europa es el destino preferido de muchos, cuando soñamos con ese primer viaje cruzando el océano casi todos nos imaginamos llegar al viejo continente y empezar la recorrida típica que siempre incluye Paris. Me pregunto porque esa peregrinación al otro lado del mundo no incluye a Budapest, que es sin duda una de las ciudades que más me han enamorado en mis viajes. La magia de esta ciudad tiene un poco que ver con la mezcla de estar en el primer mundo pero sentirse en una cultura no tan occidental como las otras.

Budapest cae un poco afuera del timing turístico, pero no logro descifrar porque. Es hermosa en verano y, me han comentado, que con nieve es un delirio romántico que vale la pena encarar. Entonces porque no aprovechamos unos días más a la orilla del Danubio y le restamos un poquito de importancia a la capital francesa, hundamos un poquito el ego de los parisinos y subamos el de los budapenses. Estos últimos se jactan mayormente de una persona, Ferenc Puskás, un futbolista que vio la gloria por los años ’60 jugando para el Real Madrid. Hay estatuas en toda Hungría festejando a este jugador de futbol. Pero nada se dice de la belleza de ese lugar en los medios, la falta de promoción que tiene una ciudad tan fantástica me asombra. Uno llega a Budapest por el boca a boca, por una recomendación, y debo decir que son varias los amigos y conocidos que me contaron el secreto de que si sigue el camino del Danubio se llega a una de las ciudades más bellas de Europa. Así que me embarque en esta aventura para ver si era cierto todo lo que habían rumoreado.

El Parlamento más lindo del mundo
El Parlamento más lindo del mundo

Llegué a Budapest desde Praga, tomé un bus que casi pierdo, corrí con las dos mochilas y una bolsa a través de la estación Florence de Praga para llegar 4 minutos antes de las 23 y pasar toda la noche tratando de conciliar el sueño. El bus llegó temprano a una estación en la mitad de la nada, me tomo una hora encontrar a la persona que me iba a alojar en Budapest. Eran las 6 am y ya hacían 25 grados. No sabía que me iba a enfrentar al verano tan de golpe.

Budapest esta dividio, en Buda y en Pest, de un lado y del otro del Danubio, cuando me lo dijeron la primera vez pensé que era un chiste, después me di cuenta que no. Aún si no estuviera el rio se puede dividir la ciudad a vuelo de pájaro. Buda es antigua, colonial y aristocrática; Pest es urbana, cultural y reconstruida, una mezcla hermosa de todo lo que puede convivir sanamente en una misma ciudad. Tuve la suerte de alojarme en Pest, que es donde pasan la mayoría de las cosas; tanto las diurnas como las nocturnas.

Un lago cerca de la Plaza de los Heroes
Un lago cerca de la Plaza de los Heroes

Esta ciudad que fue parte de un imperio se recorre caminando mucho, se que siempre insisto con esto, pero les juro que acá es una verdad enorme! Las distancias son largas pero cada centímetro de la ciudad esta ahí para ser conocido. Murales, historia, museos y edificios, en todos lados, todos los estilos. Los imperdibles para mi fueron el Parlamento, la Iglesia de Matías y el Palacio de Buda, todos se pueden ver desde afuera, y el Parlamento, si se pide visita con anticipación, también se puede visitar desde adentro, este es uno de los pendientes que me va a obligar a volver a la ciudad.

Lo más hermoso que vi fue el Danubio con sus puentes, pasar la tarde bordeandolo, subir a un bote y recorrerlo desde arriba, subir a la montaña donde se encuentra la estatua de la libertad y disfrutar la vista; Budapest no es una ciudad muy alta, entonces con subir a una montaña bajita se puede observar la belleza y amplitud de todos sus edificios.

A la orilla del Danubio
A la orilla del Danubio

Recorrer el barrio judio es otra cosa que no puede faltar, y si pueden entrar a algún edificio para ver como eran, con un patio interno y siempre con luz natural, los clásicos edificios de ese barrio son imperdibles! Algunos se caen a pedazos pero son de ensueño, con mil venecitas y azulejos de todos colores que rememoran un poco el estilo de arquitectura turca. Y mientras caminan por el barrio judio tienen que adentrarse en los bares de ruinas, mi preferido fue Szimpla. Es lo más ecléctico y divertido que vi en un bar, quiero llevarlo a Buenos Aires enterito.

Prueben el goulash, coman en el mercado que abre todos los días de la mañana a la tarde, tomen sol a la orilla del rio. Vayan a la isla que esta en la mitad del Danubio y degusten los Lángos con queso crema y lo que se te ocurra ponerle arriba. Intenten entender un poco el idioma, aunque yo todavía estoy luchando por decir hola y adios, si pensaba que el alemán era difícil es porque no sabía que hay tantos idiomas mucho más complicados.

IMG_9960
Bajando por las calles de Buda

No conocí otra parte de Hungría que no fuera Budapest, y la sensación que tuve fue de querer quedarme y recorrer más. Es un país no tan primermundista como los demás de la Unión Europea, es un poco caótico y desorganizado, con problemas que se asemejan a los que tenemos en casa. Para mi se ha convertido en destino obligado y tengo pendiente volver, me quedan cosas por hacer y amigos por visitar, nunca se agota una ciudad habitada por gente linda.

8 Replies to “Quiero volver a Budapest”

  1. Hermosa reseña !!!. Sabía que te encantaría Budapest. De paso te cuento que, en los ’50 y ’60 y por TV, vi jugar a Ferenc Puskás en el Real Madrid. Fue compañero de Alfredo Distéfano (nacido en River) afines de los ´50 y se aburrieron de hacer goles. En 2004 fue rankeado como el sexto futbolista mas notable del siglo XX. Un fenómeno (como vos hija querida).

  2. Hola. Te quiero agradecer la reseña. Estoy planeando un viaje y necesitaba una idea de la ciudad: esto fue de lo mejor que pude ver. ¡Muchísimas gracias!
    ¿Te podría hacer otras preguntas? ¿Cómo hacés para comunicarte allá? ¿Es fácil encontrar a quien hable inglés? ¿Es verdad que estas ciudades de Europa del este son más económicas? Gracias de nuevo y disculpa si son muchas preguntas.

  3. Hola, Javier! Gracias por leerme y me alegro que te haya resultado útil.
    Te cuento que hay mucha gente que habla inglés, sobretodo en las partes turísticas, por lo que no vas a tener problema. Y si, es más económica que Francia, Italia o Inglaterra porque su moneda es más barata.
    Es un país hermoso y su gente es muy humana y calida, la verdad que tengo solo cosas lindas para decir de Hungría. Si tenes alguna otra duda podes volver a preguntarme sin problema.
    Cariños! Laura.

  4. ¡Muchísimas gracias Laura! Voy a seguir haciendo mi plan y cualquier cosa te pregunto. Es un viaje que pienso hacer exactamente en 1 año para celebrar (si Dios quiere) mi graduación.
    ¡Abrazo!

  5. Hola Laura. Hermosa reseña. Estoy por viajar a Budapest y queria saber si solamente aceptan su moneda o también euros, y donde es conveniente comprarla. Gracias.

  6. Hola Laura, tarjeta de crédito y la moneda de ellos es lo que más te conviene. Si pagas en euros en gral el cambio que te dan en los locales es malo. Te recomiendo que el primer día hagas el tour gratuito (creo q white umbrella lo da) y les preguntes a los guías. Yo fui hace algunos años y mi data puede haber cambiado 😉 Un beso y buen viaje!

  7. Hola Laura. Leí la mayoría de tus crónicas de viajera y me parece que tu mirada es muy acotada y parcial. Y reflejan mucha, pero mucha falta de buen humor. Sobre todo para disfrutar con alegría un viaje por placer . Gracias por compartir tus experiencias. Y más alegría para mirar y conocer. Saludos.

  8. Gracias por leerme y comentar. Besos y feliz 25 de mayo!

Deci hola! Dale, animate!