Decisiones inconscientes

Hace días que vengo contemplando la idea de cambiar mi regreso a Buenos Aires, posponerlo por un mes, aprovechar febrero para recorrer Reino Unido sin tanto frío y después si, volver a mi país por un tiempo antes de agarrar la ruta otra vez. Sin embargo tomar la decisión no es fácil, hay muchos factores que entran en juego; por un lado el monetario ya que el hecho de cambiar el pasaje tiene un valor de U$S320, por otro lado tampoco estoy tan segura de querer cambiarlo, con que fin concreto quiero estar en marzo en lugar de en febrero. ¿Qué quiero hacer? En mi mente vuelan fechas y costos, sumas y restas, pero olvido lo más importante, mi deseo, el deseo real de lo que me gustaría hacer y de donde me gustaría estar.

Me dí cuenta que me estaba imponiendo una fecha y un tiempo, me estaba obligando a pasar de marzo a junio en Buenos Aires solo porque creía que era lo correcto, cuando yo realmente no quiero estar tanto tiempo allá, ni siquiera estoy segura de querer pasar mi cumpleaños en Argentina o de con quién quiero pasar mi cumpleaños numero 28.

Processed with VSCOcam with f2 preset

En paralelo, hoy decidí suspender a último momento el viaje que tenía planeado para dentro de unas horas. Irme a Lyon ya no es el plan, no estaba tentada, no me llamaba, no lo sentía, no creía estar conectando con esa ciudad; y además Barcelona, como siempre, me esta regalando momentos divinos rodeada de gente hermosa, que me ayuda y me conecta con lo más profundo de mi identidad. Acá estoy pasando un tiempo hermoso, porque dejarlo e irme a otro lugar donde no estoy segura de que la voy a pasar bien, donde no esta mi corazón ahora. Así que en un arranque de locura (o de cordura?) decido cancelar mi inminente partida.

De igual manera quiero estar en Paris el 30 de este mes, y mi pasaje no permite cambios, lo que implica perder la plata y hacer una nueva inversión. Pienso que no me importa, que eso es lo que quiero y vale la pena y puedo hacer el esfuerzo de pagarlo. Entro a otra página low cost y compró un nuevo pasaje, me llega la confirmación al mail, chequeo la fecha, 30 de abril de 2015. Me equivoqué. Mierda mierda mierda. Llamo a Visa, no se puede cambiar (al menos no por ahora, pero ya estoy averiguando con el banco). Tengo un pasaje a Paris para abril del año que viene, la fecha en que pensaba estar en Buenos Aires, la fecha en que dudaba si estar en Buenos Aires.

785a05faf4b61080dc57409cb612e08a

Frustada, resignada y llorando, me armo de valor y voy a sacar otro pasaje, el del 30 de este mes para ir a Paris. Antes de comprarlo pido ayuda a mis amigos, que lean conmigo las fechas, los horarios, el lugar de salida y el de destino. Todo se ve correcto, 30 de noviembre 2014, El Prat / Orly, directo por Vueling, pulso confirmar. Dos pasajes a Paris en mi poder, uno para este domingo, otro para el 30 de abril.

Semanas pensando que hacer, para que la decisión venga y se tome por si sola. Tengo que estar a fines de abril en Barcelona otra vez, tengo un pasaje esperándome para ser usado, un pasaje que se decidió solo, o desde lo más profundo de mis deseos ocultos. O quizás lo decidí yo, quizás sin darme cuenta me impuse una fecha de regreso a este continente, me impuse un poco más de viaje que hacer antes de decidir que más quiero, antes de que decante solo. Todavía queda mucho mundo para ver.

NdR: La foto de portada de esta nota salió de acá.

4 Comment

  1. Extraordinario !!! Esa es mi hija !!!. Estarás en París, saliendo de Barcelona el 30-04-2015 y, espero, te encontraremos en Bs. As. el 14-04-2015. Aerolíneas tiene vuelos directos a BCN a diario creo. No está mal para sumar puntos de viajero frecuente….

  2. Solo voy a decir que Paris is always a god idea y que no cambiaria por nada del mundo poder estar en Paris, por lo menos para oler el aire parisino. Ya quiero leer PARIS! 😀 Suertee!

  3. jajaja si! Es cierto! Pronto Paris, el 30 ya estoy ahi!

  4. […] el año que viene, cuando vuelva a Paris usando el pasaje que ya compré, voy a ir al otro parque, Disney Studio, que esta un poco más localizado en animación y es un […]

Deci hola! Dale, animate!